[Novedades Esencia Y Zafiro] Noviembre 2017

28/11/2017

Que te parta un rayo, Candela – Paula Rivers – Editorial: Zafiro eBooks

Digital

Candelaria está considerada como la mayor arpía del Canal 5, una modesta tele local del sur de Tenerife. Su conducta se debe a la frustración que siente al no haber cumplido sus metas profesionales y al haber perdido la fe en los hombres. Para colmo, su vida asexual tampoco ayuda a suavizar su mal carácter.

Gavin es el nuevo hombre del tiempo. Recién llegado del otro lado del charco para gestionar una inesperada herencia en la isla, porta en su maleta varios premios de la CBS. Nadie se explica cómo demonios ha terminado en una cadena tan humilde y, para colmo, voluntariamente.

Pero la verdad es que Gavin tiene una misión casi quimérica que mucho tiene que ver con Candela. Porque si hay alguien que cree en los retos imposibles, ése es él.

Con un cámara muy colocado, un jefe hostigador, una becaria pechugona sin personalidad, las peripecias de una madre intentando ir de moderna y queriendo emparentar a su hija con cualquiera que se le ponga delante, malentendidos y alguna que otra serpiente adicta a las cañerías, esta novela encierra varias entretenidas tormentas, tórridas olas de calor y el más chispeante erotismo. Y si no, que se lo pregunten al hombre del tiempo.


Eres el ingrediente que me faltaba – Lina Galán – Editorial: Zafiro eBooks

Digital

«Él es marqués. Vive en un castillo que heredó de sus antepasados, aislado del mundo, encerrado entre sus frías paredes, huyendo de los rumores que lo acusan de haber cometido un crimen atroz.

Yo soy Micaela, y soy la panadera. Hace poco que me he instalado en este bonito pueblo costero, donde me he montado una panadería chulísima. Me va bastante bien, porque mi pan es tradicional, el mejor de la zona, nada de masa congelada.

¿Y qué pueden tener en común un marqués y una panadera?

Aparentemente, nada.

A menos que sea yo misma la que reparta el pan a domicilio cada mañana en mi vieja furgoneta y que el castillo se encuentre en mi lista de clientes. Y que una mañana me colara en él para que me firmaran un recibo y de esta forma, un tanto brusca, hubiera conocido al famoso marqués.

Tal vez, a pesar de nuestros mundos distintos, tengamos más en común de lo que nos podríamos llegar a imaginar.»


Yo soy Eric Zimmerman, vol. I – Megan Maxwell – Editorial: Esencia

DigitalTapa Blanda

Me llamo Eric Zimmerman y soy un poderoso empresario alemán. Me caracterizo por ser un hombre frío e impersonal, que disfruta del sexo sin amor y sin compromiso.
En uno de mis viajes a España para visitar una de mis delegaciones conocí a una joven llamada Judith Flores. Ella me hizo reír, me hizo cantar, me hizo incluso bailar, y yo no estaba acostumbrado a eso. Cuando me di cuenta de que sentía más de lo que debía, me alejé de ella, pero regresé, pues esa mujer me atraía como un imán.
A partir de ese momento comenzamos una relación plagada de fantasía y erotismo, en la que disfruté enseñando a Judith a gozar del sexo de una manera que ella nunca había imaginado. Y tú, ¿te atreves a descubrir el lado sumiso, dominante y voyeur que todos llevamos dentro?


Todo lo que encontré – Cristina Prada – Editorial: Zafiro eBooks

Digital

Cande no sabe qué hacer. Está triste, perdida, rota. Se refugia en sus amigas y acepta empezar una relación con Marcos sólo para huir de Sergio.

Por su parte, Sergio trata de arreglarlo, pero hay cosas que, por mucho que luchemos, son muy difíciles de olvidar.

No pueden estar juntos, pero tampoco saben estar separados y las peleas se convierten en el único vínculo que los une. Sin embargo, en medio de esa vorágine, cuando se miran, sólo pueden recordar cuánto se quieren.

Cande, Sergio, Marcos, Estela. Ahora toca dar un paso adelante para descubrir si el amor es tan fuerte como creemos; si somos capaces de perdonar y de olvidar; saber cuánto valen los besos y los te quiero, y si podemos volver a pronunciar esas palabras cuando tenemos demasiado miedo.

El Madrid con sabor a cóctel, la música de los 80 y el amor nunca supieron mejor y nunca hicieron que una chica y un chico sintieran que una canción estaba escrita para ellos.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.