Relaciones sexuales sin discusiones.

30/11/2017

RELACIONES SEXUALES SIN DISCUSIONES.

Hola queridos lectores.

Ya sé que el título os puede dar otra impresión pero en realidad no es para tanto. Os cuento que hace apenas unos días un amigo me sorprendió diciendo que para él lo único importante en una relación era tener relaciones sexuales a demanda y no discutir con su pareja. Si se daban estos dos requisitos la relación tenía el éxito asegurado.
No dejó de sorprenderme que aquello, salido de la boca de un hombre al que estimo y considero inteligente, fue además consensuado por otros hombres a los que he consultado. Mi asombro ha sobrepasado todos los límites cuando la inmensa mayoría de los consultados están absolutamente de acuerdo con la afirmación.
Es decir, señoras, señoritas, reinas y princesas, no se hagan demasiadas expectativas con respecto a sus hombres. No den esperando recibir, nada de ternuras, ni apoyo, ni confianza, ni respeto…pilares básicos para una relación, o por lo menos eso es lo que creemos las mujeres, para ellos con hacerlo y no tener discusiones es suficiente.
Ante tamaña conclusión me pregunto varias cosas:
¿Están los hombres emocionalmente preparados para asumir una relación de pareja?
¿Ponemos las mujeres demasiadas expectativas en ellos?
Existen miles de manuales que enseñan a la mujer a comprender a un hombre pero muy pocos que ayuden a un hombre a entender a una mujer… ¿por qué?, ¿tan básicos son?
No obstante ante mi estupor decidí profundizar un poco más. Bien es sabido que la mayoría de nuestros “contrarios” no son muy dados a verbalizar sus emociones, por lo tanto ¿qué hay detrás de esa frase tan devastadora que anula las ilusiones de cualquier mujer de sentirse diferente y especial para el hombre al que ama?
A todas ustedes les recomiendo un libro: “Como conquistar el corazón de un hombre” De Cristian Sanders, en él podrán contemplar cómo funciona la mente de un hombre, la forma en que se enamoran, y comprenderán que detrás de frases tan simples como las pronunciadas por mi amigo se esconde algo mucho más profundo.
Cuando un hombre discute con una mujer, con su mujer, su pareja, la chica elegida, lo que siente en realidad es que no la puede hacer feliz y, por difícil que nos pueda parecer después de escuchar algunas de sus afirmaciones, todo lo que desea un hombre cuando está en pareja es sentirse valorado por su mujer. Las discusiones para un hombre son el barómetro para medir si esa relación funciona o es mejor dejarla en el olvido.
¿Y qué ocurre con el sexo?
La mayoría de nosotras hemos dicho alguna vez en nuestra vida “son todos iguales” “todos buscan lo mismo”… supongo que a los caballeros tampoco les hará demasiada gracia esa generalización tan escuchada. Pues bien, nada desea más un hombre que dejar satisfecha a la mujer elegida, para ellos es un excelente medidor de cómo va la relación.
Es decir, a la base, si no permitimos que los árboles nos impidan ver el bosque, los que ellos quieren es sentirse bien, tener relaciones armónicas donde todo fluya y tanto el nivel de complicidad como el sexo son sus marcadores para seguir en el mismo camino o buscar otro alternativo.
Casi, casi es lo mismo que deseamos nosotras… o no?
¿Y por qué no lo dicen de esa manera, por qué resultan a veces tan impertinentes? Es sencillo, hombres y mujeres somos diferentes, ellos tienen cualidades en las que nos superan como nosotras también tenemos capacidades que rebasan las suyas y una de esas capacidades es la expresión emocional. No puedes pedirle a un hombre que te diga exactamente que siente porque ni ellos mismos lo saben. Y pasa lo que pasa, que cuando tratan de explicarlo se encuentran con nosotras, que no aprobamos su manera explícita y clara.
La próxima vez que escuchen una afirmación masculina que les desagrade en lugar de entrar en guerra traten de ponerles palabras a las emociones que ellos no han sabido expresar, verán que todo resultará más fácil.

7 comentarios

  • JAVIER ESPINOSA 01/12/2017en09:48

    Hombres y mujeres somos diferentes a la hora de expresar los sentimientos ???? no creo que se pueda generalizar, por experiencia propia.

    • María del Mar 21/12/2017en19:19

      De ahí el artículo, precisamente para que podamos descifrar las diferentes maneras que tenemos de expresarnos.
      Gracias por compartir tu opinión 🙂

  • Úrsula García 01/12/2017en12:03

    ¡Qué artículo más genial!
    Esto nos va a cambiar algunos vicios en nuestra forma de interpretarles.
    MI MÁS SINCERA ENHORABUENA, María del Mar

    • María del Mar 21/12/2017en19:20

      Gracias Úrsula por estar siempre ahí y dejar tus comentarios.
      Hombres y mujeres no podemos evitar ser precisamente eso, hombres y mujeres con nuestros vicios de comportamiento, por eso en ocasiones se generan tantos conflictos pero en el fondo ambos sexos buscamos lo mismo aunque por vías distintas.

  • Silvia Eugenia Ruiz 07/12/2017en01:55

    Hombres y mujeres somos diferentes no sólo físicamente, sino desde el cerebro y las hormonas, por lo tanto, en las emociones y la manera de expresarlas también hay diferencias (en eso también influyen los roles sexuales, que son sociales, no biológicos). Una vez aceptado eso, creo que lo que procede es adaptarnos, ambos, hombres y mujeres.

    Tengo amigos que me tienen mucha confianza y por sus confidencias he descubierto que muchas veces, dentro del matrimonio o en convivencia, ellos hacen cosas que no les gustan, con tal de “llevar la fiesta en paz” (traducción que la relación fluya sin tropiezos) y nosotras creemos que somos compatibles, que les gusta lo mismo que a nosotras ¡error! (muchas veces, no siempre), hacen muchas cosas sin que les gusten, sólo por darnos gusto y cuando lo descubrimos o nos lo dicen, pensamos que hemos vivido una mentira, que nos engañaron, pero en realidad, viendo el vaso medio lleno, lo hacen por tenernos contentas, por hacernos felices… hasta que se cansan y entonces hay que “renegociar” la relación, a no ser que el cobarde huya.

    Muy buen artículo, felicitaciones.

    Abrazos de luz.

    • María del Mar 21/12/2017en19:25

      Muchas gracias por dejar tu opinión 🙂
      Creo que lo que comentas merecería un artículo aparte porque has estado muy acertada.
      Mantener una relación de pareja sana lleva implícito una serie de sacrificios que no todo el mundo está dispuesto a hacer. En ocasiones, tal y como comentas la pareja está desequilibrada y uno lleva todo el peso mientras que el otro se deja querer, de ahí que con el paso del tiempo se venga abajo y se desmorone.
      Todo el que desee una pareja estable debe tener la suficiente madurez para practicar la reciprocidad.
      Me ha resultado muy interesante tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.