Aquellos hombres buenos

No es el título de una película, es la frase que inicia este artículo e invita a la reflexión.
Hola, queridas lectoras, vamos a entrar en el meollo del asunto.
¿Os acordáis de todos esos chicos que se han ido sucediendo en nuestra vida desde que éramos una niñas que eran tan, pero tan buenos con nosotras? ¿Os habéis preguntado como yo dónde estarán ahora, qué habrá sucedido con ellos? ¿Os habéis arrepentido en algún momento de no haberles hecho más caso?
Quizá no fueran los más guapos, desde luego no eran los más populares, nuestro caché no subía como la espuma al salir con ellos, es más, casi casi que tratábamos de evitar que se nos asociara con ellos. Tampoco es que esté hablando de los más feos, pero sí de aquellos que no eran un preciado botín para nuestro ego, porque aquí nuestro ego es fundamental. Y no, no éramos malas por hacer aquello, éramos inmaduras que es algo completamente distinto.
Seguramente esos hombres ahora tienen una pareja, alguien a quien tratan de esa forma correcta y madura con que ya entonces nos trataban a nosotras. Y con seguridad esas parejas que ahora tienen también vivieron sus procesos de madurez hasta llegar a reconocer a un hombre bueno que no es lo mismo que un buenorro.
Hay que saber verlos, digo a los hombres buenos, a esos que sí pueden hacernos felices, parece que no los hay, pero están por todas partes solo que nosotras seguimos pensando en ese malo- malote que no nos hace mucho caso, que nos da una de cal y otra de arena, mientras que el nuestro, el que nos puede hacer felices se mantiene en un discreto segundo plano.
Abre bien los ojos, son aquellos que no te escuchan un día y al otro te ignoran, son esos que cuando tienes ganas de desahogarte ( puede que de la mala jugada que te hizo otro) están siempre ahí, son esos que cuando te encuentras mal vienen a hacerte compañía, son aquellos que no temen contestar el teléfono delante de ti, que no esperan a que te vayas al baño para consultar su celular, que no dejan de prestarte atención porque vino una bonita camarera, son aquellos… definitivamente … son aquellos que cuando alguien les entra saben quitarse de encima a otra mujer sin perder un ápice de educación y siguen haciéndote sentir lo más importante.
¿Por qué entonces no son los más exitosos?
Aquí es donde entra en juego nuestro ego. El ego es como un niño pequeño que monta una rabieta cuando no puede tener aquello que llamó su atención. Un reto, un …¿cómo es posible que no me haga caso con lo buena que yo estoy? … y sigues insistiendo porque un día te escuchó, o te sonrió, o te invito a una cerveza, y todo quedó ahí pero tú quieres más de esa atención. Te obsesionas, lo intentas una y otra vez y no lo consigues. Déjame que te diga algo; ellos saben muy bien lo que hacen, no es que no se den cuenta, saben perfectamente que dándote tan solo la atención mínima y necesaria seguirás ahí.
Y ahora yo te pregunto:
¿Merece la pena el tiempo invertido para tan poca cosa?
Tu vales mucho más que un llamado de vez en cuando, que una invitación cuando están aburridos, que una conversación solo para que sigas atenta de sus pasos.
Date la oportunidad de ser la atendida, la mimada, la cuidada y pon tus ojos en un hombre bueno lo suficientemente seguro de sí mismo para no estar buscando atenciones femeninas en todas partes.
Créeme que serás mucho más feliz.
Hoy yo brindo por todos esos hombres buenos que están esperando a que los descubras.

3 comentarios sobre “Aquellos hombres buenos

  • el 21/12/2017 a las 18:52
    Permalink

    Hola Mar!
    Qué bonito Post.
    Pues sí, yo me he hecho algunas de esas preguntas … dónde estarán, por qué no les hice más caso .. etc.
    Y esa foto tan chula … añoranzas me trae!
    ¡FELICES FIESTAS!

    Respuesta
    • el 21/12/2017 a las 19:17
      Permalink

      Buenas tardes, Úrsula, que placer verte por aquí, bueno siempre verte por donde sea jajaja
      Creo que todas lo hemos hecho, ignorar a alguien porque sabemos que está ahí siempre, pero hasta esos desaparecen, nadie aguanta eternamente la indiferencia.
      Lo importante es madurar y saber reconocer lo que verdaderamente es valioso.
      Muchas gracias por pasarte por aquí y dejar tu comentario.
      FELIZ NAVIDAD Y BUEN INICIO DE INVIERNO.

      Respuesta
  • el 22/12/2017 a las 13:59
    Permalink

    Estupenda entrada.
    Ahora queda meditar en qué lado de la clasificación estamos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.