[Reseña literaria] Todas las benditas decisiones, May Boeken

17/07/2018

Después de la ruptura con Gary, Rebeka se refugia en casa de su hermano en Hallerburg, Alemania, para reorientar su vida e intentar olvidar cuanto antes al rockero norirlandés. Se siente perdida, herida y cabreada. Lo echa mucho de menos, pero se niega a recular e intentar arreglar las cosas con él.
A base de juergas en el Rocco’s —un peculiar bar ilegal—, los cuestionables consejos de su amiga Ana y una nueva amistad con su vecino Daniel —un espécimen germano guapo a rabiar—, consigue recuperar el rumbo. Pero lo que tiene el amor es que viene sin avisar y a veces llega sin llamar…
¿Su relación con Daniel se convertirá en amistad-algo-más? ¿O existirán las casualidades cósmicas y volverá a aparecer Gary en su vida?

Todas las benditas decisiones es la segunda entrega de Everlasting Wound. La primera novela acababa con la ruptura en un hotel de Nueva York, de Gary y Rebeka. Los celos y los malos entendidos les juegan malas pasadas. A pesar de que Gary dice querer más que nunca a Rebeka, la aleja de su lado para que no sufra, para no dañarla. Él dice que desea tomarse un tiempo, pero Rebeka siente que esa es una ruptura para siempre. Es entonces cuando Rebeka toma de decisión de alejarse de Bilbao y se esconde en casa de su hermano. Allí empezará una relación de amistad con Daniel, un alemán casi perfecto. Pero hay un problema con Daniel: no es Gary.
Si la primera parte me pareció una novela alocada, con diálogos chispeantes y situaciones caóticas (en el buen sentido de la palabra), esta segunda entrega es más reflexiva, más intensa y ahonda más en los personajes. Ambas novelas hablan del perdón, sobre todo en esta última, pero no solo hacia los demás, sino hacia uno mismo. También nos habla de la superación personal de los dos protagonistas. Y aun a pesar de todos los errores que ha cometido Gary, puedo llegar a entender sus motivaciones. Me ha costado algo más entender a Rebeka, su obstinación en no querer escuchar a su mejor amiga, que es lo mismo que siente ella en su corazón, pero que no quiere reconocer.
Si por algo me ha gustado esta bilogía es porque la autora sabe manejar muy bien los sentimientos de los personajes. Me he reído con ellos, he sufrido y me he mosqueado en alguna ocasión. Esto es lo que siempre busco en una novela, que los personajes estén vivos, que me lleguen a las entrañas.
Si en la primera novela los protagonistas son carismáticos, en esta entrega he percibido la evolución en ambos y lo bien construidos que están. Sigo pensando que Ana, la mejor amiga de Rebeka, se merece una novela ella sola. Pero en esta novela hay varios secundarios de lujo. Daniel es un personaje maravilloso, que me ha enamorado también, pero no me ha fascinado como lo hace Gary. Hay también un personaje que me parece importante, y es la madre de Rebeka. Sus escenas son breves, pero son acertadas. Mención especial también a la madre de Gary, esa irlandesa de armas tomar que es capaz de dar tortas con la mano abierta hasta al más pintado.
Aunque hay partes en esta novela que se me han hecho un poco lentas, y esto no lo veo como algo necesariamente malo, el final de Todas las benditas decisiones me parece que es el broche de oro a esta historia tan intensa y que tan buenos momentos me ha hecho pasar.
Resumiendo, ambas novelas me han encantado y me las he bebido, literalmente. Si las recomiendo, por supuesto que sí, siempre y cuando te guste la romántica. Por lo demás, espero que la autora saque alguna otra novela que me enamore como esta.

TODAS LAS BENDITAS DECISIONES – Autora: May Boeken  – Colección: Phoebe

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.