{Reseña Literaria} El vuelo de Lena de Sara Ballarín

03/10/2018

¿Se puede avanzar hacia el futuro con las cicatrices del pasado? Lena está a punto de descubrirlo. ¿Quieres leer su historia?
Lena tiene veintiséis años y vive junto a su padre, un afamado novelista que pasa la mayor parte del tiempo fuera, y su abuela en una lujosa casa de Madrid. Su vida vacía y gris se divide entre el trabajo en una tienda de discos, salir con sus amigos y acostarse de manera intermitente con Daniel. Pero todo cambia el día en que su padre le hace un regalo que pondrá del revés todo su mundo y que le dará unas alas que nunca se atrevió a tener: un libro con las memorias de su abuela, que esta grabó en los que fueron, sin saberlo, los últimos días de su vida.
Sara Ballarín regresa al panorama editorial con una novela llena de sonrisas y lágrimas, de verdades que duelen, de realidades que sorprenden y de cadenas que nos atan. El vuelo de Lena muestra que no podemos vivir anclados en la tristeza y pone voz al legado entre mujeres, palabras que generación tras generación nos liberan y nos recuerdan que lo más importante es alzar el vuelo.

Hay libros que llegan a tu vida para sanarte. El vuelo de Lena llegó en un momento en el que tenía que volver a enfrentarme con algunas cuestiones que había dejado aparcadas. Porque las novelas no son solo historias y palabras, son mucho más. Puede que en otro momento no me hubiera calado tanto esta historia, sobre todo que se refiere al pasado, a la abuela de Lena, una mujer que se enfrenta a la vida con los medios que se tenía en momentos tan duros como la postguerra.
El vuelo de Lena es una historia de superación, una historia donde predomina la melancolía, el dolor por los que ya no están, pero a la vez es sanadora. Al menos así me lo ha parecido a mí. La autora nos habla de la tristeza y la pena que envuelven la vida de Lena, pero en este caso no son más que excusas para superar los bloqueos que hacen imposible que la protagonista se abra al mundo.
Esta novela contiene dos tramas, por una parte la propia historia de Lena y por otra la de la abuela, o la yayi (Elena), contada a través de un diario. Si tengo que ser sincera, me llegó mucho más la parte de la yayi, la parte antigua, porque sin esta historia posiblemente la parte actual no tendría el mismo efecto. Lena aún no ha podido superar la pérdida de Mara, su hermana mayor. Se aferra al dolor para pasar por la vida de puntillas, para vivir sin vivir. Eso repercute en su relación con su padre y con Dani. Con la única persona que puede ser ella misma, con la yayi, también se ha marchado. Sin embargo, la yayi, que es una mujer sabia, le ha dejado un encargo a su hijo (padre de Lena) para que a través de su vida, Lena alce el vuelo de una vez y suelte los lastres que no la dejan avanzar.
Como he comentado, son dos historias en una, la de Lena y su relación con el mundo, pero sobre todo con Dani, que pasa de ser un follamigo a algo más. Aunque dan un paso más en su relación, ella se mantiene siempre por detrás de él. Hay un sí quiero estar contigo, pero no me atrevo a abrir las puertas del todo.
Por otra parte, la trama de la yayi con Andrés, el abuelo, el que fue el gran amor de su vida. Un hombre que generoso y con un gran corazón. A medida que iba leyendo estas partes, me preguntaba cuántas parejas vivirían de puertas hacia dentro lo que vivieron ellos. A ellos les tocó vivir una época marcada por una guerra, una época en la que la alegría, los sentimientos y las emociones no se mostraban en público.
Creo que esta es de esas novelas para leer con tranquilidad, es de esas historias que te hacen pensar. No tengo claro si es una historia que pueda gustar a todo el mundo, pero sí tengo claro que merece ser leída por aquellas personas que quieran leer una novela esperanzadora y transformadora.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.