“El amor que llegó de Hollywood”, Alessandra Torre.

13/05/2019

Cole Masten lleva años siendo el marido perfecto de Hollywood, pero, allí, los amores eternos solo duran en la pantalla, así que cuando su mujer le abandona, se convierte en el soltero dorado de la meca del cine. Que tengan cuidado las chicas de Los Ángeles, hay un chico malo suelto en la ciudad, y está dispuesto a arrasar con todo.

Summer Jenkins. Esa soy yo, una chica sureña atrapada en Quincy, Georgia. Me encanta cocinar pollo y albóndigas, soy capaz de ganarle todos sus ahorros al póquer a un hombre hecho y derecho y me votaron «Mejor amiga» en el último curso de secundaria.

Nuestros mundos eran muy diferentes, nuestras vidas no deberían haberse cruzado nunca. Pero Cole Masten leyó un libro sobre mi pueblo y, seis meses más tarde, su avión tomaba tierra en la polvorienta pista de aterrizaje de Quincy, trayendo con él a Hollywood para hacer una película.

Supe desde el principio que solo representaría problemas… para nuestro pueblo… y para mí.

A veces, los polos opuestos no deberían estar destinados a atraerse.

Novela romántica donde se narra la historia de Summer y Cole.

Summer tiene 29 años y vive con su madre en Quincy, un pueblecito de Tennessee, hace tres años estuvo prometida y desde que ocurrió aquello no ha dejado de pensar en irse de allí.

Cole es atractivo y las trae a todas locas, es una actor de Hollywood muy enamorado de su mujer, a la que acaba de pillar siendole infiel.

Una película que se rodará en ese pequeño pueblo hará que todo se tambalee y Summer y Cole se den cuenta de que sus objetivos ahora son otros.

La autora hace una descripción muy concisa de la vida en Quincy, de cómo es y se comporta la gente en el Sur de EEUU. También describe como de absorbente y destructiva puede llegar a ser la industria en Hollywood, donde lo que importa son los personajes y no las personas.

Me ha parecido interesante la transformación de los dos protagonistas, cómo Summer una mujer fuerte y con carácter ha conseguido sobrevivir a un suceso tan importante en su vida (no lo ha conseguido superar, aunque de eso aún tiene que darse cuenta) y como Cole, acostumbrado a la vida en Hollywood y todo lo que conlleva es capaz de tomar las riendas de su vida y volver a decidir por sí mismo.

El episodio de la compra en Walmart con las bolsas de papel como “caretas”, me ha parecido muy bueno, un punto de comedia para la novela.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *