“ No lo llames deseo”, Noelia Amarillo.

16/05/2019

El amor no es tan maravilloso como lo pintan. El amor es deseo, caricias y risas, pero también traición y dolor. Es agonizar hasta desaparecer, hasta darte cuenta de que no eres capaz de reconocerte ante el
espejo. He amado con locura. Por amor he soportado mucho más de lo soportable, he llorado y he sangrado. Me he roto en pedazos y he tardado meses en volver a ser poco más que una sombra del hombre que era. Así que no pienso caer en el mismo error. Porque amar es un enorme y terrible error.

Y no me importa si ella es dulce, divertida y leal. Si me descubre su corazón en cada sonrisa. No importa que me falte el aire cuando ella no está a mi lado. No voy a cometer el error de enamorarme de ella. Porque el amor duele, desgarra, exige y, al final, mata. Y yo no sé si podré resurgir de mis cenizas de nuevo.

Después de No lo llames Amor y No lo llames Pasión llega el turno de No lo llames deseo. Este tercer libro se centra en la historia de Calix, después de haber sido acogido por Rodrigo en su casa y trabajando para él, cuando la relación con Verónica se terminó.
En este libro se nos muestra a un Calix completamente roto, que nada tiene que ver con el hombre seductor e imán para las mujeres que nos describen en el primer libro. Verónica ha conseguido convertirlo en una sombra del hombre que fue, completamente desquiciado que no soporta la compañía de una mujer.
Gracias a Rodrigo, a Uriel y más adelante a Iskra, Calix conseguirá recuperarse, hacerse más fuerte y volver a tomar las riendas de su vida.
Este libro tiene una carga erótica mucho mayor que los dos anteriores. El personaje de Uriel tiene tal libertad sexual y ganas de explotarla que no parece tener límite. Esconde muchos secretos y por más que trata de ocultarlos poco a poco se van descubriendo.
Iskra es como un soplo de aire fresco en la vida de Calix, tiene una alegría contagiosa que hace que todo el mundo a su alrededor se empape de ella.
Me ha parecido muy cómico el tema de los mafiosos búlgaros y sus camisas, corbatas, etc. La verdad es que la historia no me ha desentonado y me ha encajado perfectamente dentro de la trama.

Si tuviese que ponerle un pero sería a el final … me ha dejado con las ganas de saber el porqué del tormento de Uriel, porque recibe un regalo cada 24 de diciembre desde hace siete años, porque se comporta como lo hace, porque huye, porque sufre…. Es un final abierto, no sé si porque puede haber un cuarto libro?

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *