Aquellos hombres buenos

No es el título de una película, es la frase que inicia este artículo e invita a la reflexión. Hola, queridas lectoras, vamos a entrar en el meollo del asunto. ¿Os acordáis de todos esos chicos que se han ido sucediendo en nuestra vida desde que éramos una niñas que eran tan, pero tan buenos con nosotras? ¿Os habéis preguntado como yo dónde estarán ahora, qué habrá sucedido con ellos? ¿Os habéis arrepentido en algún momento de no haberles hecho más caso? Quizá no fueran los más guapos, desde luego no eran los más populares, nuestro caché no subía como la espuma al salir con ellos, es más, casi casi que tratábamos de evitar que se nos asociara con ellos. Tampoco es que esté hablando de los más feos, pero sí de aquellos que no eran un preciado botín para nuestro ego, porque aquí nuestro ego es fundamental. Y no, no éramos malas por hacer aquello, éramos inmaduras que es algo completamente distinto. Seguramente esos hombres ahora tienen una pareja, alguien a quien tratan de esa forma correcta y madura con que ya entonces nos trataban a nosotras. Y con seguridad esas parejas que ahora tienen también vivieron sus procesos…

Relaciones sexuales sin discusiones.

RELACIONES SEXUALES SIN DISCUSIONES. Hola queridos lectores. Ya sé que el título os puede dar otra impresión pero en realidad no es para tanto. Os cuento que hace apenas unos días un amigo me sorprendió diciendo que para él lo único importante en una relación era tener relaciones sexuales a demanda y no discutir con su pareja. Si se daban estos dos requisitos la relación tenía el éxito asegurado. No dejó de sorprenderme que aquello, salido de la boca de un hombre al que estimo y considero inteligente, fue además consensuado por otros hombres a los que he consultado. Mi asombro ha sobrepasado todos los límites cuando la inmensa mayoría de los consultados están absolutamente de acuerdo con la afirmación. Es decir, señoras, señoritas, reinas y princesas, no se hagan demasiadas expectativas con respecto a sus hombres. No den esperando recibir, nada de ternuras, ni apoyo, ni confianza, ni respeto…pilares básicos para una relación, o por lo menos eso es lo que creemos las mujeres, para ellos con hacerlo y no tener discusiones es suficiente. Ante tamaña conclusión me pregunto varias cosas: ¿Están los hombres emocionalmente preparados para asumir una relación de pareja? ¿Ponemos las mujeres demasiadas expectativas en ellos?…